miércoles, 1 de julio de 2015

Prandtl-m, es un avión con forma de bumerang que fotografiará la superficie de Marte



Aunque los presupuestos todavía no lo permiten,  la NASA quiere  poner un ser humano en Marte. Una misión tripulada al planeta rojo es algo que quizás pueda ser una realidad en un futuro no muy lejano, por ello se realizan  estudios de las condiciones atmosféricas y geológicas del planeta.  Como los métodos utilizados hasta la fecha son insuficientes, la agencia recientemente  dio a conocer planes  para enviar un avión a Marte con la esperanza de encontrar  posibles lugares de aterrizaje para futuras misiones con personas.




El avión, llamado Prandtl-m , podría ser el primer vehículo hecho por el hombre en sobrevolar la superficie de  Marte. Los científicos del Armstrong Flight Research Center de la NASA ya han desarrollado un prototipo del Prandtl-m, que actualmente está siendo sometido a vuelos de pruebas. A primera vista, parece un boomerang de titanio gigante.



El Prandtl-m tendrá una envergadura de 24 pulgadas cuando se despliegue, y estará hecho de fibra de vidrio y de carbono. Con un peso de poco menos de medio kilogramo, su prototipo actual es bastante ligero, pero la versión marciana de la aeronave podría pesar hasta 1,17 kg . Dicho esto, dado el hecho de que Marte tiene significativamente menos gravedad que la Tierra el peso adicional no va a obstaculizar la capacidad de vuelo de la aeronave, pero en cambio permite que el avión  lleve  más cámaras, sensores y otros equipos de a bordo.



La NASA está llevando a cabo pruebas de gran altitud en el Prandtl-m para ver si  puede volar en condiciones atmosféricas de baja densidad. Como parte de esta prueba, enviarán la aeronave en un globo que transportara el avión hasta una altitud de 30 kilómetros, para simular como sería  volar en el espacio aéreo de Marte. Futuras pruebas podrían situar al Prandtl-m a una distancia de la superficie de la Tierra  aún mayor a 137 km.

Si los vuelos de prueba tienen éxito, el Prandtl-m será plegado dentro de la nave espacial la cual  llevará el próximo rover a Marte a principios  de 2020. Una vez que la misión rover alcance la atmósfera marciana, el Prandtl-m automáticamente se desplegara deslizándose  a  32 km sobre el suelo, recogiendo diversos datos y haciendo  fotos de alta resolución de la superficie  marciana.

A pesar de que una misión tripulada a Marte no va a suceder a corto plazo,  situar un vehículo volador en la atmósfera marciana sin duda sería un logro significativo.

Vía: Digital  Trends

No hay comentarios:

Publicar un comentario